La décima edición del Festival Internacional de Poesía de Vitoria, más conocido como Poetas en Mayo, bajó ayer la persiana con un acto de clausura en el museo de Bellas Artes.

Además de llevar sonetos y otras rimas a decenas de escaparates de la capital alavesa, este certamen que cuenta con el apoyo de EL CORREO ha desplegado alrededor de un centenar de recitales, talleres, conciertos y acciones a

lo largo del mes que hoy se acaba.